BASE DOCTRINAL


Las Sagradas Escrituras
Creemos que las Sagradas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son la inspiración verbal de la Palabra de Dios, autoridad final de vida y fe, sin error en todos los temas de los manuscritos originales, infalible e inspirada por Dios (2ª Timoteo 3.16-17).

Deidad
Creemos en un Dios trino, el cual existe eternamente en tres personas—Padre, Hijo y Espíritu Santo—los cuales son eternos en existencia, idénticos en naturaleza, iguales en fuerza y gloria, con los mismos atributos y perfecciones. (Deuteronomio 6.4; 2ªCorintios 13.14).

La Persona y Obra de Dios Padre
Creemos que el Padre es la primera persona de la Trinidad, con un espíritu que existe por sí mismo, no visto por el hombre, quien comparte una existencia con Jesucristo y el Espíritu Santo y posee los mismos atributos de omnisciencia, omnipotencia, amor, verdad, santidad, justicia, y bondad (1ª Corintios 8.6; Juan 5.46; 6.26; 7.28; 14.9-10;15.9; 17.11, 25; Mateo 6.8, 32; Efesios 3.20; Santiago 1.17). Él recibe adoración y es a quien el hombre se dirige a través de Jesucristo, habiendo enviado a Jesús y al Espíritu Santo a la tierra (Juan 4.23; 8.42; 14.6, 26).

Creemos que el Padre resucita a los muertos y que los cielos le pertenecen (Juan 5.21;14.2; Romanos 6.4). Él controla los tiempos por eventos escatológicos (Hechos 1.6-7). Él dirige a los elegidos en Cristo, habiéndolos escogido desde antes de la fundación del mundo (Juan 6.44; Efesios 1.3). Él predestina a los creyentes para adopción como hijos y los guarda en su relación con Dios (Juan 17.11; Efesios 1.5).

Creemos que el Padre debe ser el punto principal de enfoque para los creyentes en su vida cristiana y en su relación con otros (Romanos 6.11; 1ª Juan 1.3). Él cuida de los cristianos, los consuela, escucha y responde a sus oraciones, honra a los creyentes que sirven a Jesucristo, los guía y les da dones espirituales (Juan 12.26; 15.1; 16.23; Romanos 6.11; 2ª Corintios 1.3-4; 1ª Tesalonicenses 3.11; Santiago 1.17; 1ª Juan 1.3).

La Persona y Obra de Dios Hijo
Creemos que el Señor Jesucristo, eternamente Dios, llegó a ser hombre sin dejar de ser Dios, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen María, para que Él revelara a Dios y redimiera al hombre pecador. (Juan 1.1, 2, 14; Lucas 1.35).

Creemos que el Señor Jesucristo cumplió nuestra redención por medio de Su muerte en la cruz del Calvario como un sacrificio representativo, vicario y sustitutivo y que nuestra justificación está asegurada por su resurrección literal y corporal de la muerte. (Romanos 3.24-25; 1ª Pedro 1.3-5, 2.24; Efesios 1.7).

Creemos que el Señor Jesucristo ascendió al cielo y ahora es exaltado a la diestra de Dios, donde, como nuestro Supremo Sacerdote, cumple el ministerio de Representante, Intercesor y Abogado. (Hechos 1.9-11; Hebreos 9.24; 7.25; Romanos 8.34; 1ª Juan 2.1-2).

La Persona y Obra de Dios Espíritu Santo
Creemos que el Espíritu Santo es una persona que convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio; revelando a Cristo a los hombres y dándoles la habilidad de creer. Él es el Agente sobrenatural de la regeneración; bautizando a cada creyente en el Cuerpo de Cristo, morando en ellos y sellándolos hasta el día de la redención. (Juan 16.8-11; 2ªCorintios 3.6; 1ª Corintios 12.12-14; Romanos 8.9; Efesios 1.13-14).

Creemos que el Espíritu Santo guía a los creyentes a toda verdad, los unge y les enseña. Es un privilegio y un deber que todos los redimidos estén llenos del Espíritu. (Juan16.13; 1ª Juan 2.20, 27; Efesios 5.18).

La Creación y el Hombre
Creemos que el libro de Génesis presenta una historia precisa y verdadera sobre el origen del hombre, la caída de Adán y Eva y por consiguiente de toda la raza humana, el diluvio universal, el llamado de Abraham y el origen del pueblo escogido por Dios, Israel.

Creemos que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, pero cuando éste pecó, la raza humana se vino abajo y se apartó de Dios. El hombre, por lo tanto, es depravado por sí mismo y totalmente incapaz de remediar su condición perdida. (Génesis 1.26-27; 5.2; Romanos 3.22-23; 5.12; Efesios 2.1-3, 12; Salmo 51).

El Matrimonio
Creemos en el matrimonio como institución divina primigenia creada por Dios, por medio de la cual, libre y voluntariamente, un hombre y una mujer, nacidos como tales, se unen de manera estable y permanente para vivir juntos, amarse, respetarse, ser de ayuda mutua y constituir un hogar de bendición para sí mismos y, en su caso, para sus hijos y el entorno que les rodea. (Génesis 2,24).

Salvación
Creemos que la salvación es un don de Dios y llega al hombre por gracia, recibida por medio de una personal y determinada fe en la muerte y la resurrección del Señor Jesucristo, quien derramó su sangre preciosa en la cruz del Calvario para el perdón de nuestros pecados. (Efesios 1.7; 2.8-10; 1ª Corintios 15.1-5; 1ª Pedro 1.18-19).

La Seguridad Eterna y la Confianza de los Creyentes
Creemos que todos los justificados, al ser salvos, son sostenidos por el poder de Dios y por lo tanto están seguros en Cristo para siempre. (Juan 6.37-40; 10.27-30; Romanos 8.1, 38; 1ª Corintios 1.4-8; 1ª Pedro 1.5).

Creemos que es privilegio de los creyentes regocijarse en la confianza y seguridad de su salvación por medio del testimonio de la Palabra de Dios; la cual, por supuesto, claramente prohíbe el uso de la libertad cristiana como una oportunidad para practicar los deseos de la carne. (1ª Juan 5.10-13; Romanos 13.13-14; Gálatas 5.13; Tito 2.11-15).

Las Dos Naturalezas del Creyente
Creemos que la persona regenerada mantiene su naturaleza corrupta, depravada y pecaminosa; pero al momento de la salvación también llega a tener parte de la naturaleza divina, capaz de complacer a Dios a través del ministerio del Espíritu Santo que mora en él. (Efesios 4.22-24; Colosenses 3.9-10; Romanos 6.13; 8.12-13; Gálatas 5.16-25; 1ª Pedro 1.14-16; 1ª Juan 3.5-9).

Separación
Creemos que todos los salvos por el poder de Dios, deben vivir de tal manera que no traigan reproche a su Señor y Salvador; y, que la separación de toda apostasía religiosa y apartarse de toda práctica y asociación de los placeres mundanos y pecaminosos, es un mandamiento de Dios. (2ª Timoteo 3.1-5; Romanos 12.1-2; 14.13; 1ª Juan 2.15-17; 2ªJuan 9-11; 2ª Corintios 6.14-7.1).

Misiones
Creemos que es una obligación de los creyentes testificar con su vida y palabra sobre las verdades de las Sagradas Escrituras y buscar maneras para proclamar el Evangelio a todo ser humano. (Mateo 28.19-20; Marcos 16.15; Hechos 1.8; 2ª Corintios 5.19-20).

El Ministerio y los Dones Espirituales
Creemos que Dios es soberano en el repartimiento de todos Sus dones; que los dones de evangelista y pastor-maestro están dados a la iglesia para equipar a los santos de hoy; que cada creyente tiene un don espiritual con el propósito de servir a otros, tal como los dones de servicio, ayudas, liderazgo, administración, exhortación, caridad, misericordia y enseñanza; que los dones de profecía, hablar en lenguas y la obra de los milagros como señales terminaron al completarse las Escrituras del Nuevo Testamento y su autoridad llegó a ser establecida. (1ª Corintios 12.4-11; Efesios 4.7-12; 1ª Pedro 4.10; Romanos 12.6-8; 2ª Corintios 12.12).

Creemos que Dios sí oye y contesta la oración de fe por los enfermos y los afligidos de acuerdo a Su propia voluntad. (Juan 15.7; Santiago 5.14-15; 1ª Juan 5.14-15).

Creemos en la autonomía de la iglesia local. (Hechos 13.1-4; 20.28; Romanos 16.1; 1ªCorintios 3.9, 16; 5.4-7, 13; 1ª Pedro 5.1-4).
Reconocemos las Ordenanzas del Bautismo por agua y la Santa Cena como modo bíblico de testimonio para la iglesia actual. (Mateo 28.19-20; Hechos 2.41-42; 18.8; 1ªCorintios 11.23-26).

La Personalidad de Satanás
Creemos que Satanás es una persona, el autor del pecado y causante de la caída del hombre, que él es el enemigo abierto y declarado de Dios y del hombre y que él será eternamente castigado en el lago de fuego. (Job 1.6-7; Isaías 14.12-17; Mateo 4.2-11; Apocalipsis 20.11).

La Segunda Venida de Cristo
Creemos en "la esperanza bendita," que es la venida del Señor Jesucristo a por su iglesiaen forma personal, inminente, antes del milenio y el subsiguiente regreso de Cristo a la tierra con sus santos, para establecer su Reino Milenario, que solamente empezará después del segundo advenimiento. (1ª Tesalonicenses 4.13-18; Zacarías 14.4-11; Apocalipsis 19.11-16; 20.1-6; 1ª Tesalonicenses 1.10; 5.9; Apocalipsis 3.10).

El Estado Eterno
Creemos en la resurrección corporal de todo ser humano, los salvos a vida eterna y los perdidos a juicio divino y castigo eterno. (Mateo 25.46; Juan 5.28-29; 11.25-26; Apocalipsis 20.5-6; 22.12).

Creemos que las almas de los justos están, al morir, ausentes del cuerpo y presentes con el Señor, donde con consciente felicidad esperan la primera resurrección, en la que el alma y el cuerpo se unen para ser glorificados para siempre con el Señor. (Lucas 23.43; Apocalipsis 20.4-6; 2ª Corintios 5.8; Filipenses 1.23; 3.32; 1ª Tesalonicenses 4.16-17; Apocalipsis 20.4-6).